Medallas olímpicas: Joyas con historia.

Las Olimpiadas son uno de los eventos más importantes a nivel mundial, su historia comenzó en el 776 a.C. y desde entonces ha tenido una serie de transformaciones respecto a sus reglas, selección deportiva, integración de participantes e incluso sobre la forma en que los ganadores son premiados. Es esta última parte la que nos interesa tratar en este artículo; aunque pareciera casi irreal, las medallas no han sido el único medio de otorgar reconocimiento a los participantes y ganadores de las Olimpiadas, en la edad antigua era usual premiar con manzanas o coronas hechas con hojas de olivo, a diferencia de las medallas de oro, plata y cobre que vemos en las celebraciones actuales.

La primera medalla olímpica, hecha de plata y no de oro, se entregó al ganador de una prueba de triple salto en las Olimpiadas de Atenas en 1896; estas tenían un grabado de Zeus y Nike en la parte de enfrente y en la parte de atrás, la Acrópolis. Unos años más tarde, en 1904, fueron entregadas las primeras medallas hechas completamente de oro en las Olimpiadas celebradas en Estados Unidos de América; estas medallas tenían grabado un atleta que usaba una corona de laureles, mientras que en la otra cara se mostraba la imagen de Nike.

MEDALLAS OLÍMPICAS

Así pues, las medallas olímpicas fueron transformándose a lo largo del tiempo con nuevos y diferentes grabados, que rememoraban las cuestiones deportivas y diferentes dioses antiguos relacionados con el evento. Como suele suceder con las instituciones que tienen un impacto a nivel mundial, el Comité Olímpico produjo normas para la producción de las medallas: estas deben contener al menos 6 gramos de oro de 24 K, permitiendo que las medallas contengan una porción de plata y no sean elaboradas por completo con oro y así evitar los altos costos que genera la inversión en premios de cada 4 años.

medallas olímpicas

En los últimos juegos olímpicos, celebramos en Río durante el año 2016, las medallas solo contenían 1.64% de oro, mientras que el resto del material integrado fue plata; aún con esa reducción en la cantidad de oro, que cumplía con la normatividad, la cantidad de dinero invertida para la producción del total de medallas fue de más de 485,000 dólares, esto sin contemplar los pagos por los diseños de los premios o, en algunos casos, la personalización de medallas.