Consiéntete con una joya tan espectacular como tu trabajo.

A nivel laboral, el reconocimiento propio es muy positivo, ya que nos ayuda a seguir mejorando, por eso debemos aprender a aceptar y a reconocer nuestros logros personales y es precisamente aquí donde radica la importancia de sentirnos satisfechos con nosotros mismos.

Los objetivos cumplidos deben ser valorados de forma personal para mejorar y aumentar la autoestima, ya que sabernos capaces de lograr nuestras metas, nos permitirá valorar lo que ya hemos conseguido y plantearnos nuevos y mayores propósitos. Cada logro obtenido nos ayuda a mejorar automáticamente nuestro estado de ánimo y a sentirnos más productivos y eficientes, además de ver la vida desde una óptica más optimista.



La mayoría de las veces no les damos la importancia suficiente a nuestros logros, por lo que es indispensable que nos demos cuenta de lo que hemos hecho en la vida y, sobre todo, lo que logramos hasta el día de hoy, desde bajar de peso, obtener un ascenso en el trabajo, iniciar un negocio, terminar un posgrado, hasta dejar de fumar. Reconocer nuestras metas va ligado directamente con la recompensa, puesto que una acción se consolida con más facilidad, por lo que consentirnos nos motivará e incitará a repetir cierto comportamiento positivo cada vez que haya un estímulo de recompensa.

Dicho lo anterior, te recomendamos que comiences a premiar tus logros mediante una gratificación, puede ser desde un elogio, un objeto, hasta algo que disfrutes y te cause placer, hacerlo te permitirá crear una rutina y a su vez, un ciclo de éxitos.

Celebrar cada logro con una joya se puede volver una extraordinaria tradición y nos permitirá recordar todas las cosas que hoy nos hacen felices y lo que nos ha llevado a estar en el lugar que estamos, además de invertir en nosotros y conservar un objeto que con el paso del tiempo incrementará su valor, al igual que tú, con cada objetivo cumplido.